Un nuevo estudio muestra que los FakeNews logran un Engagement significativamente mayor que las noticias reales en Facebook.

La Realidad Mixta y el Futuro de la Publicidad.
mayo 27, 2019
TwoPoints.Net es una pequeña empresa de diseño gráfico Holandesa/Española que piensa en grande.
mayo 30, 2019
Show all

Uno de los cambios más preocupantes de los últimos tiempos ha sido la forma en que las plataformas sociales se han convertido en herramientas de distribución de noticias e informes falsos, amplificando los movimientos de la vida real basados en el intercambio de información errónea y mentiras descaradas.

Tal contenido ahora ha aumentado la capacidad de infiltrarse e impactar las vidas de las personas. Por ejemplo, tanto Facebook como Twitter ahora han tomado medidas contra los grupos anti-vax, mientras que este mes, todos los principales gigantes de la tecnología aceptaron el llamado a Christchurch, que apunta a unificar sus esfuerzos para frenar la propagación del terrorismo y los mensajes extremistas.

Teniendo en cuenta los peligros de ese intercambio, este es un tema clave de enfoque, y esta semana, un nuevo estudio realizado por la Universidad de Oxford ha subrayado una vez más por qué es una preocupación tan importante. Un análisis de los datos de Facebook muestra que las “noticias basura” (o el contenido de fuentes menos acreditadas) se comparten 4 veces más que el contenido de los sitios de noticias acreditados y confiables de la red social.

Por supuesto, mucho está en la definición de ‘noticias basura’ exactamente.

Del informe:

“Estas fuentes publican deliberadamente información engañosa o incorrecta que pretende ser noticias reales sobre política, economía o cultura. Este contenido incluye varias formas de propaganda e ideológicamente extrema, hipopartidista, o noticias e información conspirativa”.

Ahora, algunos argumentarán que este contenido es, de hecho, una verdadera noticia, y que son los medios principales los que publican mentiras, lo que en sí mismo es una tendencia preocupante de la era moderna.

Para calificar esto, el equipo de investigación de Oxford dice que aquellos que figuran en su categoría de ‘noticias basura’ tenían que cumplir al menos tres de estos cinco criterios:

  • Profesionalismo: estos medios no emplean estándares y mejores prácticas de periodismo profesional. Se abstienen de proporcionar información clara sobre autores, editores, editores y propietarios reales. Carecen de transparencia y responsabilidad y no publican correcciones de información desmentida.
  • Estilo: estas fuentes utilizan un lenguaje emocional que incluye expresiones emotivas, hipérboles, ataques ad hominem, titulares engañosos, mayúsculas excesivas, generalizaciones inseguras y falacias lógicas, imágenes en movimiento y muchas imágenes y memes que se movilizan.
  • Credibilidad: estos medios se basan en información falsa y teorías de conspiración, que a menudo emplean estratégicamente. Informan sin consultar múltiples fuentes y no verifican los hechos. Las fuentes a menudo no son confiables y los estándares de producción carecen de fiabilidad.
  • Sesgo: los informes de estos medios de comunicación están muy sesgados, sesgados ideológicamente o son hiper-partidarios, y los informes de noticias a menudo incluyen comentarios fuertemente opinados.
  • Falsificación: estas fuentes imitan los informes de noticias establecidos. Falsifican fuentes, marcas y estrategias estilísticas de contenido. Los comentarios y el contenido no deseado se disfrazan estilísticamente de noticias, con referencias a agencias de noticias y fuentes confiables, y los titulares están escritos en un tono de noticias con fecha, hora y sellos de ubicación.

Una vez más, puede que no sea suficiente para convencer a los que prefieren estar de acuerdo con este tipo de informes, pero eso, en sí mismo, apunta a por qué este tipo de contenido es tan efectivo, especialmente en Facebook. Porque se alinea con nuestro sesgo interno establecido y refuerza los puntos de vista arraigados, lo que en realidad es una forma segura de impulsar el compromiso.

Los estudios psicológicos a lo largo de la historia han subrayado repetidamente el poder del sesgo de confirmación, que es esencialmente la forma en que nuestros cerebros buscan atajos para procesar información, al elegir de manera selectiva qué partes creeremos y cuáles ignoraremos.

Según lo explicado por la psicóloga y autora Sia Mohajer:

“Buscamos evidencia que apoye nuestras creencias y opiniones sobre el mundo, pero excluye aquellas que son contrarias a las nuestras … En un intento de simplificar el mundo y hacer que se ajuste a nuestras expectativas, hemos sido bendecidos con el don de sesgos cognitivos . “

Eso, como se señaló, es particularmente prominente en Facebook, donde los usuarios no solo tienen acceso a fuentes de información más alternativas y agradables, sino que el algoritmo News Feed funciona para mostrar a los usuarios más de lo que están de acuerdo, y menos de lo que no ”. Como tal, no sorprende que la gente haga un esfuerzo menor para verificar el contenido que encuentra, y que se comparta dentro de sus redes establecidas de amigos de ideas afines. Si alguien publica contenido con el que no está de acuerdo, puede silenciarlo, excluirlo, lo que hace que la plataforma sea realmente la herramienta definitiva para la amplificación de este tipo de contenido y el refuerzo de nuestro sesgo inherente.

La pregunta, entonces, es ¿cómo lo arreglas? Facebook es muy, muy bueno trabajando con la naturaleza humana para amplificar dicho intercambio, y eso funciona en beneficio de la compañía, porque compartir más significa más participación y, posteriormente, más dinero en publicidad. Si Facebook ve que el algoritmo de News Feed está trabajando para impulsar la actividad del usuario, ¿qué motivación tendrían que cambiarlo para reducir su efectividad?

Como se señaló, todos los principales gigantes de la tecnología ahora están estudiando cómo reducir dichos impactos, pero este aspecto, en particular, ha sido clave para el crecimiento de Facebook: la compañía arma la psicología humana para manipular la acción de la audiencia, ya sea a través del aumento del tiempo dedicado a la plataforma o anuncios dirigidos específicamente.

Es por eso que Facebook ha sido un gran éxito, y probablemente se necesitaría una acumulación significativa de evidencia para convencer a Zuck and Co. de que cambien de rumbo.


Prohibir los ejemplos más extremos de esto es una opción, pero eso también puede ayudar a envalentonar a los creyentes y verlos cambiar sus movimientos hacia nuevos medios.

Entonces, ¿hay una solución? Su perspectiva, irónicamente, se reducirá a lo que elija creer.

Por: Andrew Hutchinson

Desde: socialmediatoday.com

Facebook
Twitter
Linkedin0
Google+0
GMail0
SMS0
Whatsapp0
Positive SSL