Consejos para periodistas independientes en situaciones de conflicto.

El sutil trabajo de animación de Kouhei Nakama.
3 mayo, 2017
Juri Zaech, director de arte suizo, de París.
15 agosto, 2017
Mostrar todo

Consejos para periodistas independientes en situaciones de conflicto.

Muy preocupados como estamos con la situación de tantos países como Venezuela, Cuba, Nicaragua, Siria y tantos otros compartimos como aporte este material redactado por Carlos Cabrera.

Como comunicadores que somos, siempre creeremos que la comunicación es clave para documentar los hechos y que el mundo y las generaciones futuras se enteren sobre lo que se están viviendo en algunas partes del mundo convertidas en zonas de conflicto.

Es más importante que nunca revisar cómo los periodistas se pueden protegerse en situaciones de conflicto.

Cuando reina la calma, la mente de los periodistas está constantemente pensando en ideas para conseguir buenos reportajes. Investigaciones, artículos interesantes y obsesiones de toda la vida dan vueltas en tu cabeza. Estás proponiendo ideas y esperando; esperando y proponiendo. Pero cuando surge una gran noticia de último momento, las cosas pueden cambiar rápidamente… muy rápidamente. En esta etapa no hay mucho más tiempo para pensar y tu impulso te llevará hacia las calles con prisa.

Pero antes de que lo hagas hay mucho que considerar. Aquí te presentamos elementos en los que deberías pensar antes de salir a informar sobre protestas, zonas de conflictos o cualquier otra situación caótica a la que podrías enfrentarte.

Cómo prepararte

Como periodista independiente tómate tiempo para aprender de primeros auxilios. Nunca sabrás cuándo tendrás que usarlos con otra persona o incluso contigo mismo.

Si vas a viajar por algún trabajo específico, pídele a un algún amigo que no sea periodista que te reserve una habitación de hotel, para así evitar eventuales represiones del gobierno por algún reportaje que puedas llegar a publicar.

Siempre lleva contigo una fotocopia de tu pasaporte y de otros documentos importantes (tu visa, documento de identidad, credencial de prensa, etc.), con copias de seguridad en tu email en caso de que te confisquen las copias impresas.

Antes de salir a realizar una cobertura, asegúrate de tener una gran cantidad de números guardados en tu teléfono en casos de emergencia. Cuéntale a una persona de tu mayor confianza posible (preferentemente alguien que mantenga un bajo perfil) sobre tus planes de viaje y muéstrale tu itinerario diario, para que sepa dónde comenzar a buscarte si llegas a desaparecer. Asegúrate de estar en contacto constantemente con esa persona y actualízala si tus planes cambian.

Qué llevar y qué vestir

Es extremadamente importante llevar los siguientes artículos contigo: un botiquín de primeros auxilios, copias de todos los documentos importantes y un mapa en papel de la ciudad que visitarás, porque la conexión a Internet y el servicio telefónico podrían fallar o estar suspendidos.

Lleva contigo algo de efectivo, tanto en moneda local como en dólares. Nunca sabrás cuándo sobornar a alguien podría salvar tu vida.

Lleva una cebolla y colócala en tu bolsillo. De verdad. Si te atacan con gases lacrimógenos, poner una cebolla cerca de tu cara mientras respiras reducirá los efectos del gas.

Y, por supuesto, utiliza un casco o un equipo de protección si lo tienes. En caso de no contar con uno, un casco de moto es mejor que no usar nada.

¿Quieres filmar videos? Utiliza una mochila para guardar la cámara y permanecer con las manos libres mientras te desplazas de un lugar a otro. Asegúrate de llevar una cámara de seguridad más pequeña por si te confiscan o dañan tu cámara principal. Siempre lleva contigo múltiples tarjetas de memoria.

En el grueso de la cobertura

Nunca trabajes solo y regularmente dialoga con tus otros colegas. Es importante confiar en los demás y trabajar juntos. En tiempos difíciles, la comunidad lo es todo.

No vayas al frente de una manifestación hasta que sepas qué es lo que está delante de ti. Y si llegas hasta ahí, no te quedes quieto. Mantente en movimiento. Pon atención para distinguir si allí hay municiones reales. Lo sabrás cuando las escuches y si ocurre eso aléjate de allí.

Es fácil quedar sumergido en la situación que vas a vivir, pero no olvides alimentarte y mantenerte hidratado. Sólo con la adrenalina no llegarás a ningún lado.

Si eres abordado por alguien de uniforme que te solicita tu documento de identificación, muéstraselo en tu mano y nunca lo sueltes a menos que te amenacen con fuerza. Al igual que en la guerra, las protestas son eventos emocionales y de un intenso clima en donde las personas no son quienes dicen ser. No asumas que alguien representa a la ley simplemente porque lo diga.

También es muy difícil tener accesibilidad a datos o hechos. Recuerda que como periodista es importante cuestionar y verificar las declaraciones de activistas y portavoces del gobierno. En períodos de disturbios estas personas tienen la tendencia y el incentivo de distorsionar la información. Trata de hacer amistad con algunas personas confiables y racionales del lugar en ambos lados del conflicto para que te ayuden a determinar los hechos. Obtén sus números de teléfono. Ellos pueden ser capaces de responder por ti si alguien pregunta si eres realmente un periodista independiente.

Y para los video periodistas y fotógrafos: una vez que hayas capturado material utilizable, retira la tarjeta de memoria y escóndela en un calcetín o en tu ropa interior. Si tu cámara te lo permite, apaga la luz roja al filmar un video, porque así nadie sabrá que estás filmando excepto tú. Cuando surge el caos, recuerda que siempre hay que mantener la cámara encendida. Nunca sabes lo que podrás grabar. Y si alguna vez eres atacado, no tengas miedo de poner tu cámara entre ti y tu agresor. Un par de kilos de metal resultan más duros que tu rostro.

Pero lo más importante de todo es que confíes en tu intuición y circules por el lado de la precaución. Ningún reportaje es digno de tu vida.

Por: Carlos Cabrera